Acerca de La Corte



Diario de a bordo

En algún lugar de internet, de cuyo nombre no quiero acordarme, no hace mucho tiempo que, casualidades de la vida, en algún punto se cruzaron los destinos de varios intrépidos aventureros. Cada uno de ellos procedía de una parte del globo: Costa Rica, Colombia, Argentina, México, España… La vida está llena de deliciosos caminos, de raros e intrincados senderos que nunca sabemos dónde nos van a llevar y qué enriquecedoras memorias guardarán en nuestros recuerdos al mirar atrás.

Este grupo de amigos se sentaban en la blanca arena de la playa, ante el cálido fuego, noche tras noche, contando las historias del día, y deleitándose hasta altas horas de la mañana, disfrutando de las risas, las fiestas y las apasionantes conversaciones sobre la vida, la filosofía, las mujeres, el placer de la aventura…

Las estrellas contemplaban como esa amistad iba creciendo. Y esos amantes de la vida, un día decidieron emprender nuevos viajes juntos. Todos esos grandes hombres y mujeres subieron en un barco llamado “La Corte” y se embarcaron rumbo a la aventura, a surcar los siete mares, libres como el viento, ondeando bien alto la bandera de la calavera, para vivir las más excitantes experiencias y encontrar los más grandes tesoros.

Y sí, el fuego de la aventura es tremendamente excitante, el emprender viajes por nuevos mares hace que cada luna nos reciba en un sitio distinto, y nos dé de beber de su placentera aura cada vez que lo deseemos, dándonos en cada gota una razón diferente por la cual disfrutar de lo bueno de la vida sin temor al incierto futuro.

Este barco acaba de zarpar hace poco y cada cierto tiempo atraca en una nueva ciudad, en busca de nuevas páginas que escribir en el cuaderno de bitácora. Ésta, es nuestra gloriosa primera página.

Aprovecha y acércate al muelle, granuja, porque quizás estemos dando pasión a las bellas damas de tu pueblo y nuestro barco esté allí anclado… no por mucho tiempo. Estamos enrolando a cualquier ilusionado navegante que desee compartir nuestras andanzas. No te preocupes si eres joven e inexperto, nuestra tripulación estará fascinada de enseñarte todo lo que un lobo de mar debe conocer y emprenderás este periplo con nosotros.

Beberemos ron, amaremos a todas las mujeres, saquearemos las ciudades, esquivaremos la horca, lucharemos como valientes, haremos sonar los cañones y recorreremos los lugares más exóticos de cada esquina del mundo. Argggg!

Si te asomas y ves el barco, es que la llamada de los mares ha tocado tu puerta. Tu camino y el nuestro, nuestros rumbos se han cruzado. La vida está llena de casualidades. Y de oportunidades.

A %d blogueros les gusta esto: