Bueno, y… Por qué no tú.

Para hoy traigo una idea inspirada en una puñetera gracieta de internet que me hizo reír más por el hecho de que es crudamente cierta de cabo a rabo, que por lo que aparece en la imagen que os voy a mostrar a continuación. El texto que la acompaña lo traduciré tambíen, así que todosSigue leyendo “Bueno, y… Por qué no tú.”