Pretender ser “alfa” y convertirse en un chulo, creído y arrogante

Cualquiera diría que en un plumazo he pegado una patada en los hocicos de un 75% de la comunidad de la seducción mundial. Pues sí, señoras y señores… Ya venía siendo hora de que Kheldar escribiese algo al respecto de este tema tan graciosamente común.

Porque sí… No son pocos los que pretendiendo ser machos alfa se convierten en capullos. Pero… ¿Quieres saber lo que puedo contarte a este respecto? Pasa y ponte cómodo. Hoy el escrito incluye un vídeo, por lo cual no voy a ponerle una fotografía. Disculpa mi desidia.

El otro día en alguna parte, un compañero nos comentaba que pensaba que se estaba pasando de alfa y las nenas tenían algún problema, para lo cual pedía consejo para “ser macho alfa sin pasarse”. La verdad, el querido compañero estaba confundiendo términos.

Estaba comportándose como un capullo con las personas. En sus propias palabras, se divertía jodiendo un rato a las personas. Ante esto, mi respuesta no pudo ser otra:

Las “nenas” no están mal, y tú parece que todavía te salvas, aunque vas en proceso de estar mal no, sino como el puto culo. Esto es una opinión personal, claro… Pero si haces el tonto jodiendo a diestro y siniestro tienes justo lo que estás buscándote.

A nadie le agradan las personas que van de creidos y sobrados, compañero. Como se dice por mi tierra, no es lo mismo ser un tio con gracia que un desgraciado.

Intenta hacerte consciente de la arrogancia que puedan desprender tus acciones y tus palabras, y mira de corregir eso una vez lo logres.

Y como este escrito me ha salido corto -normal, es lunes post Nochebuena y pre Nochevieja- voy a aderezarlo y darle la puntilla con un vídeo que ilustra esto bastante bien.

Buenos días a todos!

Kheldar

 

Publicado por Sergio Melich

Nacido en Guadalajara, (1992). Soy el autor del blog "La Vida es Fluir" y fundador del proyecto homónimo para acompañar a otros en su viaje hacia el Yo Interior. Estudiante de Pedagogía; escritor y comunicador (todo ello por vocación, oiga). Pedagogo por formación y vocación. Apasionado del mundo oriental, la filosofía, la psicología, las terapias naturales y las relaciones. Persona caótica y curiosa por naturaleza (me gusta considerar y evaluar todas las perspectivas posibles para estar más cercano a la globalidad), y gran amigo de la improvisación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: