…y luego a los demás

Esta es la segunda parte del anterior post “Sedúcete a ti mismo.”

Rinad se estremeció. En el fondo había empezado a entender el mensaje de sus amigos. Tímidamente preguntó:

– Entonces… ¿tengo que quererme y aceptarme tal y como soy?

Roberto respondió:

– Eso mismo, Rinad. Eres tu mejor amigo, el único que siempre te acompañará y estará a tu lado en todo momento, pase lo que pase. ¡Quiérete! Porque nadie te va a amar más en esta vida que tú mismo. Y si tú no te amas, ¿quién lo hará por ti? Recuerda, Rinad: no importa si ayer cometiste los mayores errores de tu vida o si experimentaste los peores fracasos, ni si hoy encontraste el mayor tesoro escondido por un pirata, quiérete igual todos los días. En otras palabras, quiérete de manera incondicional porque siempre serás tú, siempre serás Rinad, seas grande, pequeño, loco, cuerdo, inteligente, genio, bruto, honrado, canalla, ladrón, pirata o guardia, lo que sea. No te quieras por cómo te salgan las cosas exteriores, porque eso sólo son circunstancias y porque si no te sentirás toda la vida como en una montaña rusa, subiendo y bajando.

No. Busca la estabilidad interior. ¿Cómo? ¡Queriéndote! No hagas caso de los halagos ni las críticas. Sé inmune a todo eso. Llévate de tus propias valoraciones y si te equivocas… ¡síguete queriendo igual o más! No dependas tu felicidad de tu ego, de los éxitos ni los fracasos. Nunca hagas caso de lo que piensen los demás de ti. Sólo tú eres el responsable de tu felicidad y tu alegría. Tienes que estar siempre dispuesto a aprender, perdonarte, amarte y quererte tal como eres, sabiendo que tú y todos somos imperfectos.

No busques el amor ni la felicidad en los demás, porque allí nunca los encontrarás, si estás vacío por dentro. Primero has de llenarte interiormente. Debes encontrar tu camino, amarte a ti mismo y ser feliz solo, sin necesitar a nadie más. Tu amor sólo debe depender de ti. Debes empezar por ti. El responsable de tus sentimientos, pensamientos, acciones, actitudes y hábitos de tu vida eres tú y, por lo tanto, TÚ tienes la OPORTUNIDAD de mejorarla.

La felicidad es un estado interno. Es una decisión consciente que tú debes tomar. Pase lo que pase has de decidir siempre sonreir y ser positivo. ¡Tu felicidad no depende de nada ni de nadie, sólo de ti mismo!

Balleck asintió.

– Efectivamente, ése es el secreto de la felicidad – añadió James.

– Entiendo. Entonces uno debe estar completamente conforme con ser uno mismo y sentir una profunda gratitud por ser quien soy. Tengo que quererme y amarme totalmente a mí mismo. Aceptar mis defectos y mis virtudes – concluyó Rinad.

– Así es, amigo -dijo Balleck-. Mas no olvides que siempre debes llegar hasta tus límites y romperlos. Atravesarlos. Mae, siempre debes estar saliendo de tu zona de comodidad. Arriesgando. Luchando contra tus miedos, con coraje. Sólo así mejorarás y seguirás creciendo, para llegar a ser la mejor versión de ti mismo.

James continuó hablando:

– Rinad, si quieres ser feliz, empieza por quererte a ti mismo. Si quieres seducir a los demás, primero sedúcete a ti mismo. Abrázate a Rinad. Acéptate totalmente, al cien por cien. Cuando te quieres verdaderamente a ti mismo, puedes empezar a amar a los demás. Y ellos pueden amarte a ti. Empieza por amarte incondicionalmente, porque quien se quiere se siente muy bien, a gusto consigo mismo. A los demás, entonces, les resulta fácil quererte.

Quererte y saberte querido, hace que te sientas plenamente feliz. Y sentirte plenamente feliz provoca que, naturalmente, irradies amor hacia los demás y hacia ti mismo. Sedúcete a ti mismo y luego a los demás.

La clave de todo está en el amor propio, y en empezar por ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: